*.WAV (2004)

*.WAV: Modelar la materia a través del sonido.

La capacidad del sonido como modelador de la materia ha sido objeto de estudio de la cimática. En *.WAV la materia, una vez comprobada la capacidad de crear forma mediante el sonido, se plantean una serie de patrones rítmicos en lo sensorial (visual y sonoro), que se corresponden con alteraciones en la materia (agua) que va pasando del reposo (ausencia de sonido) a la actividad, progresivamente, paralizándose durante un tiempo la forma creada, para volver después al reposo, así alternativamente y en tiempos y formas distintas para cada una de las cuatro bandejas. Son pues materia: imágenes y formas del sonido dimensionales con el objetivo de crear una experiencia plurisensorial para el espectador y en el espacio de instalación de la obra, donde van a presentarse y van a coincidir estímulos visuales, sonoros e incluso táctiles, dichas formas sonoras podrán ser percibidas también por el cuerpo, ya que las propias vibraciones de las bases de los altavoces, resonarán en el suelo y transmitirán estas al observador, pudiéndose además ser apreciadas a través de las manos, si rozamos su superficie. percibiéndose y haciéndose realidad física la materia del sonido a través de otros sentidos. 

MYXOMATOSOUND (2013)

La construcción de Myxomatosound requería reproducir la escultura modelo de Calder, utilizando dimensiones y materiales similares, pero nunca con el propósito de lograr la fidelidad exacta, se trataba de reinterpretar y de adaptar sus formas, buscando finalmente que el espectador descubriese claramente su origen, asociándolo a las obras de Calder en general y evidenciar, por la mera presencia de los altavoces, que se va a tratar de una reinterpretación sonora que busca una correspondencia entre la dinámica del movimiento, en su día propuesta por Alexander Calder para su obra y el sonido que va a surgir e interactuar por el desplazamiento de los altavoces.

Los materiales se seleccionan teniendo como única referencia fotografías de la obra de Calder. Al desconocer las dimensiones exactas de los soportes, realizamos una aproximación en escala 1:1 de las supuestas medidas. Estas fueron calculadas a partir de la referencia de la Calder Foundation of New York, en la que se informa de su longitud y altura: 101" por 161" (256,5cm por 408,9cm). Teniendo en cuenta que no se pretendía una reproducción exacta, se tomó como base la fotografía en la que aparece el propio Calder para calcular las dimensiones de la nueva construcción, mediante el fotomontaje (Fig. 222).

Se realizaron dos versiones, la primera en acero normal como material de prueba y búsqueda constructiva de relaciones de pesos y longitudes óptimas para calcular el equilibrio; y una segunda, ya definitiva, que se realiza en tubo hueco de acero inoxidable con diámetros variables.

El acero inoxidable es un material que ya habíamos utilizado en otras obras (*.WAV y A bruit de Souffle) y se consideró adecuado para esta instalación ya que da sensación de ligereza y firmeza a la vez.

El trabajo de construcción es totalmente experimental y plantea variados problemas como son el anclaje de los altavoces, encontrar tubos de acero lo más finos posibles pero lo suficientemente huecos (para pasar siete señales eléctricas y sus cables, una por cada altavoz) y que a la vez fuesen lo suficientemente rígidos para soportar los considerables pesos de los altavoces.

En la primera versión, el soporte del conjunto o peana es un trípode de iluminación. Los tubos de acero se van cortando, soldando, curvando y buscando el equilibrio, y esto en función del peso de cada altavoz. Se emplean además plomos de diferentes masas, como contrapesos para ajustar el conjunto.

Los altavoces fueron seleccionados en función de su diámetro, que debería de ser lo más parecidas posible a las placas o contrapesos de la referencia de Myxomatosis. Su acabado, color, etc. se plantea de una manera estética, buscando a su vez una nueva reinterpretación de las placas circulares de Calder.


[1] Fuente: http://calder.org/ (Consulta: 15/12/2013)

Pensar en Silencio, Actuar con Ruido (2013)

Pensar en silencio, actuar con ruido realizada por el grupo: Ehu Zarata Lab: (Josu Rekalde / Mikel Arce / Enrike Hurtado) que forma parte de un grupo de investigación de reciente formación en el Departamento de Arte Y Tecnología de la UPV/EHU.

Esta instalación para la acción, es un espacio acotado por dos paredes pintadas de verde pizarra en forma de frontón en las que las personas visitantes pueden escribir con una tiza sus impresiones e ideas. La instalación interactúa con el visitante, recogiendo su sonido al escribir o dibujar y alterándolo a través de ordenadores controlados por sensores. Tras ser captado, el sonido se devuelve al ambiente a modo de música generativa. Surge así una paradoja donde el espacio expositivo y el espectador se convierten en elementos de la misma pieza.

En Pensar en silencio, actuar con ruido, se crean varios puntos de interacción en lo referente a su espacialidad sonora: por un lado está la  acción performativa sobre la obra (dibujar, rascar, percutir) y su respuesta sonora en consecuencia, que es generada, distribuida y espacializada por múltiples procesos informáticos que alteran su señal original, y la devuelven al espacio de la obra en un tiempo ligeramente diferido pero variable, que no atiende a procesos predecibles por el espectador, y que incluye a otros sonidos no correspondientes con la original, lo que le sugiere una respuesta “viva” es decir no producida por una máquina. Por otro lado, pero simultáneamente a las sensaciones de dialogo espacial con la pared-pizarra interactiva, se suman las sensaciones reales de materia viva, de dimensión física de la respuesta, si la observación la realizamos en contacto (sentados o tumbados) con un paralepípedo horizontal, que a modo de “banco” se sitúa en el suelo, dentro del espacio de la obra, y que mediante una pareja de altavoces de contacto o táctiles de baja frecuencia, adheridos y atornillados a su superficie superior interna,  transmiten las señales electroacústicas procesadas mediante la transducción de estas, y perceptibles como vibraciones muy físicas de los sonidos de tonalidad más grave.

A Bruit de Souffle (2006)

Subido el 7 jul. 2009  

Instalación Sonora realizada en 2006 por Mikel Arce.
Se trata de materializar por medio de niebla artificial, el sonido procesado de dos jadeos y respiraciones diferentes, empleando referentes de la memoria reciente (soporte con fotografía sobre metal de una playa) y el recuerdo a la memoria de Jean luc Godard " A bout de Souffle" (Sin Aliento) 1960.

Diapasones 25

Instalación multifónica (8 canales sonoros independientes), en un espacio aproximadamente cuadrado, de 6x6 metros-.
En dos de sus laterales adyacentes se disponen 4 + 4 altavoces, colocados a una altura de 1,75m y separados 1,5m entre si y ocultados por paneles (forrados con tela gris).

En las paredes de enfrente, se colocan las imágenes sobre la misma pared o en soportes preparados, referidas a los 4 Diapasones clínicos Otto (4 banderolas de 060 mx 3m), fuentes y origen de los cuatro sonidos base.

El sonido-música está creado de forma matemática y minimalista en base a 8 secuencias simétricas desarrolladas a partir de la combinación de los cuatro diapasones y sus 4 sonidos base.

Sonido de diapasón de 128 Hz = A
Sonido de diapasón de 256 Hz = B
Sonido de diapasón de 512 Hz = C
Sonido de diapasón de 1024 Hz= D

EJ: Canal 1: ABCDCBABCDCBA
Canal 8: DCBABCDCBABCD
Canal 3: BCDADCBCDADCB
Canal 6: CDABADCDABADC
Canal 5: ADCBCDADCBCDA
Canal 4: DABCBADABCBAD
Canal 7: BACDCABACDCAB
Canal 2: CBADABCBADABC
Tiempo


De esta manera cuando reproducimos (reproductor A-Dat 8 pistas) la secuencia y en función del momento de la escucha y situación del espectador en la sala, percibimos con claridad diferentes sensaciones sónicas y sus mezclas espontáneas, que surgen en función de la situación y distancia a las diferentes fuentes o canales sonoros.


Estrenada en Vitoria el 26 de Julio de 2002 V.T.V. Vitoria Territorio Visual, Palacio Montehermoso

Siguiendo el planteamiento de utilizar únicamente las cuatro frecuencias básicas de los diapasones clínicos Otto, ajustados a las 4 frecuencias de 128, 256, 512, y 1024Hz, elegí un proceso puramente aleatorio de ordenamiento de esas cuatro frecuencias, realizando para ello un organigrama del espacio y de los sonidos:
Partiendo de una de las premisas originales consistente en mostrar un espacio para ser recorrido y sentido pensé en mostrarlo mediante un cruce espacial o entretejido de sonidos en el que el espectador sintiera mezclas aleatorias de estos en función de su situación espacial. Buscaba de alguna manera conseguir la sensación de dimensión y de espacio. Como no quería mostrar más que el sonido en su aspecto más puro, no pretendí en ningún caso otorgarme un protagonismo como compositor musical, que no lo soy ni lo pretendo ser, pero si como compositor sonoro en un sentido reduccionista, como el que pone los sonidos unos junto a otros, ya que el objeto principal de la instalación era la de obtener una percepción sonora pura y nítida, despojándola de lo narrativo y planteándola desde la única emoción prevista, que es la percepción en sí misma y la sensación de vivir una situación sonora creada con el único propósito de ofrecer múltiples espacios sonoros determinados por el propio espectador y su situación en relación a los 8 canales sonoros dispuestos, durante su observación-escuchay su recorrido dentro de la instalación.